Lo mejor de la gastronomía mediterránea

Lo mejor de la gastronomía mediterránea

La  gastronomía mediterránea es la dieta más sana y equilibrada, no hay nada de malo en esta afirmación. La dieta mediterránea representa una variedad de productos ricos y saludables; estos productos tienen una serie de beneficios para nuestro organismo. Sin embargo, la dieta mediterránea es más importante que una dieta saludable, porque es un estilo de vida equilibrado que incluye recetas, formas gastronómicas, costumbres y cultura.

No solo indica la importancia de los alimentos utilizados en este tipo de cocina, porque sus valores y conceptos que se originaron hace miles de años son muy importantes. Sigue leyendo el post para descubrir lo mejor de la gastronomía mediterránea.

La cocina mediterránea es un tipo de cocina que se da en la región mediterránea (especialmente en el sur de Europa), abarcando Portugal, España, Italia, Grecia, Malta, Francia, Turquía y otros países, e incluso algunas zonas de Marruecos.

En cuanto a sus propiedades beneficiosas para la salud, destaca el tipo de grasa propia de la gastronomía mediterránea, que se extrae del aceite de oliva, pescado y frutos secos; en cuanto a la adquisición de nutrientes esenciales, se elaboran a partir de cereales y verduras como base de la carne se obtiene como guarnición, al final se elaboran micronutrientes a partir de frutas de temporada, hierbas y condimentos. No debemos olvidar que la dieta saludable que aporta la dieta mediterránea es totalmente compatible con el placer de degustar platos deliciosos.

Características de la gastronomía mediterránea

  • Utiliza aceite de oliva como principal grasa añadida: Este aceite es un alimento rico en vitamina E, β-caroteno y ácidos grasos mono-insaturados, y tiene un efecto cardio-protector.
  • Come muchos alimentos vegetales: Las verduras y frutas son las principales fuentes de minerales, vitaminas y fibra que necesita el cuerpo humano. Además nos aportan mucha agua. Se recomienda consumir 5 porciones de frutas y verduras todos los días.

El pan y los alimentos en cereales deben formar parte de la dieta diaria: Debido a su alto contenido en carbohidratos, es importante comer pasta, arroz y granos. Los carbohidratos nos proporcionan una energía importante para las actividades diarias.

  • Pocos alimentos procesados, frescos y de temporada: Es importante utilizar productos de temporada (como frutas y verduras) porque nos aportan una nutrición más potente, y su aroma y sabor son más intensos.
  • Consumo diario de lácteos: Los lácteos son una excelente fuente de proteínas, minerales y vitaminas de alto valor biológico, por lo que destacan. Este producto proporciona al cuerpo humano una mejora en el equilibrio de la flora intestinal.
  • Consumir cantidades moderadas de carnes rojas o como parte de guisos u otras recetas, así como una pequeña cantidad de carne procesada: Se recomienda comer una pequeña cantidad, porque el consumo excesivo de grasa animal no es bueno para la salud. Lo mejor es comer una pequeña cantidad de carne magra, acompañada de verduras y cereales.
  • Comer abundante pescado y huevos con moderación: Se recomienda comer pescado azul al menos una o dos veces por semana. El pescado azul tiene las propiedades de proteger las enfermedades cardiovasculares. En cuanto a los huevos, estos contienen proteínas de alta calidad, grasas, múltiples vitaminas y minerales, por lo que se recomienda consumir de tres a cuatro huevos a la semana.
  • Como postre habitual, frutos secos. Dulces y pasteles ocasionales: las frutas añaden color y sabor a nuestra dieta.
  • Beba mucha agua. Beber vino con moderación: el agua es fundamental en nuestra dieta, el vino debe consumirse con moderación porque es bueno para la salud.
  • Ejercicio físico regular: mantener el ejercicio físico y el ejercicio diario es fundamental para mantener la salud.

Beneficios de la gastronomía

  • Reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.
  • Reducir el riesgo de diabetes.
  • Prevenir la hipertensión arterial.
  • Mejorar la función cognitiva.
  • Reducir el riesgo de cáncer.
  • Reducir conservantes y químicos.
  • Consume más antioxidantes.
  • Reducir la probabilidad de padecer la enfermedad de Parkinson.

La gastronomía mediterránea va acompañada de una pirámide, que refleja qué alimentos debemos comer más y qué alimentos debemos comer menos. Lo que siempre depende de los alimentos que son buenos para el cuerpo humano. El más básico es el alimento que debe apoyar la dieta, y el nivel superior debe estar exento y consumirse con moderación. No solo está relacionado con el tipo de alimento, sino también con la forma en que se cocina o se come.